El Ejército mexicano custodia oleoductos


El presidente de México Andrés Manuel López Obrador ha enviado helicópteros y 4.000 soldados para que vigilen los oleoductos y depósitos de combustible del país como una medida contra el enorme robo de combustible.

Los helicópteros buscan a pandillas organizadas que perforan grifos ilegales a ductos subterráneos que distribuyen gasolina y diésel.


En las gasolineras de Ciudad de México y los estados circundantes continuaban el viernes las largas filas en momentos en que los camiones cisterna batallan para suministrar combustible que suele distribuirse por los oleoductos.