Sangriento atentado en Colombia: 10 muertos y 66 heridos



Un coche bomba estalló el jueves en una academia de policía en Bogotá, dejando 10 muertos y 66 heridos en un suceso que evocó los capítulos más sangrientos del conflicto guerrillero de Colombia.

Poco después del ataque perpetrado a media mañana, el más grande contra una instalación policial o militar en la capital en años, reinaba el caos afuera de la Escuela de Policía General Santander.

Videos publicados en las redes sociales muestran a oficiales de policía llevando a colegas lesionados en camillas a lo largo de una calle llena de escombros y cadáveres despedazados. A la distancia se podía ver todavía en llamas el armazón de acero que quedó del vehículo que se utilizó para el ataque, mientras se escuchan las sirenas de las ambulancias que se acercan al lugar.

El presidente Iván Duque se encontraba en un estado del occidente del país y regresó de inmediato a la capital con sus principales asesores militares para supervisar la investigación policial, la cual apunta a un atentado suicida, algo sin precedentes en décadas de violencia política en esta nación andina.

El fiscal general Néstor Martínez dijo que el ataque fue perpetrado por un hombre llamado José Aldemar Rojas, de 56 años, que conducía una camioneta pick-up Nissan modelo 1993 cargada con 80 kilogramos (175 libras) de pentolita. Agregó que el último mantenimiento oficial del vehículo se efectuó hace unos seis meses en el estado oriental de Arauca, en la frontera con Venezuela.

“Es un ataque no sólo contra la juventud, ni contra la fuerza pública, ni contra nuestros policías solamente. Es un ataque contra toda la sociedad", dijo Duque en un breve comunicado tras revisar el lugar de la explosión. “El demencial acto terrorista no quedará impune”.

El Ministerio de Defensa indicó que 10 personas murieron y 66 resultaron heridas. Entre los fallecidos hay un ciudadano panameño y uno ecuatoriano.