Séptimo día de violencia en el noroeste de Brasil


Por lo menos cuatro autobuses y una obra de construcción fueron incendiados este martes por la mañana en las afueras de la ciudad de Fortaleza, capital del Estado de Ceará.

Las autoridades confirmaron 160 arrestos de personas vinculadas a asaltos de bancos, estaciones policiales y otros edificios públicos.

Los continuos ataques de bandas criminales en el estado de Ceará,  se han convertido en la prueba de fuego para el recién inaugurado gobierno del presidente Jair Bolsonaro.

Bolsonaro hizo campaña con la promesa de poner un fin a la creciente violencia y restaurar la autoridad estatal sobre el crimen organizado. Para ayudar a poner fin a los saqueos, su Ministerio de Seguridad Pública y Justicia desplegó a otros 100 policías el martes aparte de los 300 ya apostados, incluidos miembros de la reconocida Fuerza Policial Nacional.

Las autoridades locales creen que los ataques son el resultado de un propuesto plan estatal para combatir el pandillerismo en las prisiones. Muchos carteles de narcotráfico pueden operar sus negocios desde las saturadas cárceles.